NEFROLOGIA DIAGNÓSTICA E INTERVENCIONISTA - Justificación

La ecografía es una herramienta esencial con múltiples aplicaciones en los pacientes renales. Además de tratarse de un método diagnóstico muy informativo e incruento, es el vehículo mediante el cual podemos realizar determinadas intervenciones sobre el riñón, como la biopsia renal. Asimismo, es imprescindible para realizar diversas intervenciones no estrictamente renales, pero sí de la competencia del nefrólogo, como la implantación de vías centrales para hemodiálisis o el manejo de la fístula para hemodiálisis. Y además nos permite visualizar las arterias para diagnosticar de forma precoz la existencia de enfermedad arterial subclínica o la evolución de la enfermedad ateromatosa en el caso de su existencia, que como sabemos es la base de la mayoría de eventos cardiovasculares, y de mortalidad en la población general y mucho más en la renal.

 Por ello, es imprescindible que el nefrólogo aprenda la técnica de ecografía para poder realizarla e interprete las exploraciones ecográficas en aras de un manejo más integral y eficiente de sus pacientes.

La  implantación adecuada en tiempo y forma del catéter para diálisis  peritoneal  condiciona el pronóstico del paciente y de la técnica. El nefrólogo está capacitado para la colocación y retirada de los catéteres peritoneales y, de hecho, en algunos servicios españoles así ocurre.

El conjunto de las actividades anteriores se denomina Nefrología Diagnóstica e Intervencionista (NDI), subespecialidad de la Nefrología en expansión, desde que se acuñara su denominación y contenidos en el año 2000.

Existe una importante demanda de formación en este campo entre los nefrólogos españoles. En la mayoría de los Servicios de Nefrología, estas actividades son delegadas a otras unidades o servicios, existiendo una creciente insatisfacción, al ver que las necesidades de atención clínica de sus pacientes no son cubiertas en forma adecuada. La implantación de la NDI no sólo supondría una notable mejoría asistencial, sino también un impulso a la especialidad, haciéndola más atractiva a futuros residentes y, probablemente, una mejora en las salidas profesionales.

Estamos convencidos de que la creación de este Grupo de Trabajo en Nefrología Diagnóstica e Intervencionista sin duda dará un gran impulso a la difusión de esta disciplina y permitirá una mayor participación de los nefrólogos españoles en la misma.